lunes, 9 de julio de 2012

Los Lasala Fernández Larrazábal y la endogámica aristocracia criolla





Nacieron en Buenos Aires, Gobernación del Río de la Plata, hijos del capitán del Regimiento de Buenos Aires Juan Bautista Lasala Bachaulet, natural de Francia, y de Juana Agustina Fernández de Larrazábal,- esta última, nieta del general Antonio de Larrazábal Basualdo, alcalde y justicia mayor y Agustina de Avellaneda Lavayen –hna de María Rosa Ana de Avellaneda Lavayen, esposa Juan Ignacio de San Martín Gutiérrez de Paz, hija del Capitán Gaspar de Avellaneda y de Juana de Lavayen Ponce de León.

Los hijos del matrimonio Lasala Fernández Larrazábal fueron:

Martín Lasala Fernández Larrazábal, fue teniente coronel de ingenieros de los Reales Ejércitos, y esposo de la no menos linajuda Margarita Oribe y Viana – hija de Francisco Oribe de las Casas, noble en el Alcázar de Segovia, años mas tarde Subteniente, y María Francisca de Viana y Alzáybar, noble y rica estanciera en la Banda Oriental -, hija del primer gobernador español en esta ciudad, José Joaquín de Viana Sáenz de Villaverde, Mariscal y Caballero de Calatrava, y de María Francisca de Alzáybar Ealo y Guesala, mas conocida como " La Mariscala".

El 27 de octubre de 1805 nace el Coronel Francisco Lasala y Oribe, se incorporó a las milicias orientales apenas iniciada la cruzada libertadora del general Lavalleja, siendo reconocido como alférez del Escuadrón Escolta de éste, el 15 de noviembre de 1825. Al año siguiente pasó a formar parte del Regimiento “Dragones Libertadores”; a las órdenes de Lavalleja concurre el 13 de marzo de 1826 al combate frente a La Colonia, en el cual le fue muerto a Lasala el caballo que montaba por 5 balas enemigas. El 7 de mayo de aquel año era promovido a teniente 1º por su conducta valerosa. El 26 de julio de igual año, marchó desde el Durazno al sitio de Montevideo y se halló en todos los hechos de armas en dicho asedio, formando parte, como se dijo, del cuerpo de “Dragones Orientales” que mandaba su tío el coronel Manuel Oribe, Regimiento este último que tomó el número 9 del arma de caballería, al incorporarse el 1º de diciembre de 1826, el Ejército Republicano mandado por el general Alvear. Este cuerpo formó parte de la vanguardia de aquel ejército en la campaña de comienzos de 1827, asistiendo Lasala a la batalla de Ituzaingó, el 20 de febrero, recibiendo por su intervención en la misma el escudo y cordón de honor decretados por el Gobierno de la República Argentina, así como también, los despachos de ayudante mayor del 1er Escuadrón de su Regimiento, extendidos con fecha 9 de abril de 1827, habiendo obtenido la misma jerarquía en el 2º Escuadrón, el 2 de enero de igual año.

Participó en el curso de este mismo mes en la campaña al Río Grande, bajo las órdenes del general Alvear, asistiendo al combate de las Puntas de Camacuá, el día 23 del mismo, así como también a otros encuentros de menor importancia sostenidos por la vanguardia republicana mandada por el general Lavalleja, en aquella campaña, la que terminada, marchó Lasala el 14 de mayo del mismo año, desde el Cerro Largo, a formar parte de las fuerzas sitiadoras de Montevideo, donde sirvió hasta el 4 de mayo de 1828, en que partió a la campaña de Misiones hasta el 1º de julio del mismo año, en que regresó al sitio de la capital, en cuyas operaciones tomó parte hasta el 12 de octubre de igual año, fecha en que terminó la guerra. El 28 de agosto del mismo año había sido promovido a capitán del Regimiento 9 de Caballería.

Al ser declarado independiente el Estado Oriental, Lasala pasó con su cuerpo, al servicio del mismo, tomando este último la denominación de “Regimiento 1º de Caballería” en el novel ejército. El 25 de mayo de 1829 fue ascendido a sargento mayor graduado. Al año siguiente hizo una corta campaña contra los anarquistas, que tuvo una duración de 21 días, formando parte del Batallón 1º de Cazadores. Juró la Constitución del 18 de julio de 1830, sancionada por la Asamblea Nacional. El 10 de junio de 1833 recibió la efectividad de sargento mayor, recibiendo el encargo de organizar el Batallón Matrícula de Marina, en Montevideo, cuyo mando tomó. Cuando su tío, el general Manuel Oribe, escaló el sillón presidencial, el 1º de marzo de 1835, designó a Lasala primer ayudante de la Capitanía del Puerto de Montevideo, el 30 de julio. Ascendió a teniente coronel el 29 de octubre de 1836 y a coronel, el 20 de agosto de 1838. Fue comandante del cuerpo de “Libertos Orientales” y de la “Guardia de la Constitución”.

Caído el presidente Oribe a raíz del triunfo obtenido por Rivera en El Palmar, el 15 de junio de este último año, Lasala fue desterrado el 9 de abril de 1839 a la República Argentina. El 30 de setiembre de este mismo año salía de Buenos Aires acompañando en calidad de 1er ayudante al general Oribe, designado por Juan Manuel de Rosas para mandar un cuerpo de ejército que iba a operar contra los unitarios. Incorporado Lasala al ejército del general Echagüe en la provincia de Entre Ríos, asistió al combate de Don Cristóbal, el 10 de abril de 1840, y al del Sauce Grande, el 16 de julio de igual año. El 21 de este mismo mes, se halló en la acción de la Punta del Diamante, provincia de Entre Ríos, donde le fue muerto por una bala de cañón el caballo que montaba, al tiempo de reconocer los puntos fortificados que ocupaban los marinos franceses de la corbeta de guerra “Expeditive”. El 28 de noviembre de 1840 se halló en la batalla del Quebracho Herrado. El 2 de diciembre de este mismo año fue nombrado Jefe de Estado Mayor de la vanguardia del Ejército y el 30 del mes siguiente fue comisionado para conducir desde Córdoba a Buenos Aires las banderas del Regimiento 9º de Orientales, que marchó para la guerra emancipadora en 1814, y que se hallaban depositadas en la Iglesia de Santa Teresa, de Córdoba, y lo fueron entonces en la de San Agustín, en Buenos Aires.

El 9 de agosto de 1841 fue designado Jefe del Estado Mayor del ejército que marchó desde Córdoba a las provincias de Cuyo, por La Rioja. En tal carácter asistió a la batalla de Rodeo del Medio, el 24 de setiembre de aquel año, en la que fue completamente destruido el ejército de Lamadrid. El coronel Lasala en aquella acción de guerra tomó personalmente las piezas de artillería unitaria, acompañando a la Compañía del Batallón “Defensores”, que mandaba el capitán Constancio Otondo. El general Pacheco en el parte de la acción, dice:
“Es de justicia hacer mención del mérito contraído por el coronel Jefe del Estado Mayor divisionario, D. Francisco Lasala, no sólo como un valiente en el combate, sino como incansable en los trabajos y fatigas de una campaña que en su destino se los ha ofrecido multiplicados y difíciles”. A Lasala en esta emergencia le tocó perseguir a los restos del ejército derrotado hasta las faldas de los Andes.
Después de este triunfo y el que obtuvo en Famaillá, el general Oribe, el 19 de setiembre del mismo año, todas las fuerzas unitarias que operaban en el interior quedaban eliminadas. Entonces aquel general recibió orden de retrogradar desde Salta para hacer frente al nuevo adversario que acababa de surgir a raíz de la victoria de Caaguazú, alcanzada sobre Echagüe por el general Paz, el 28 de noviembre. Reconcentradas todas las fuerzas federales sobre Santa Fe, Lasala formó parte de aquel ejército, y el 23 de noviembre de 1842, era designado Jefe de Estado Mayor General del mismo, en sustitución del general Eugenio Garzón, que se había disgustado con Oribe, nombramiento éste que se hizo conocer al Ejército por Orden General fechada en la costa del Clé, el día 27 del mismo mes. En la sangrienta batalla del Arroyo Grande, el 6 de diciembre, Lasala tuvo honroso comportamiento, mereciendo en el parte del general Oribe la siguiente nota:
“El Jefe del E. M. G., coronel D. Francisco Lasala, alcanzó al oficial que llevaba en sus manos una profanada y adulterada bandera oriental, y se la arrancó, hundiéndole al mismo tiempo su espada en el cuerpo”. El 30 de diciembre del mismo año pasó a comandar el Batallón “Cazadores Orientales”, que desde febrero de 1844 tomó el nombre de “Libertad Oriental”.

El 24 de diciembre Oribe iniciaba el pasaje del río Uruguay, operación terminada el día 27, y el 16 de febrero de 1843 ponía sitio a la ciudad de Montevideo. En este largo asedio, el coronel Lasala tomó parte en numerosas acciones de guerra, entre las cuales citaremos: 5 de julio de 1843, combate de Tres Cruces; el 26 de febrero de año siguiente, en el Cerro, mandando dos batallones; el 24 de abril de igual año, en la salida general que realizaron los defensores de la plaza bajo el superior comando del general Paz, el coronel Lasala mandó la izquierda de la línea en la acción librada en las inmediaciones del Cerro, la que estaba compuesta por 4 batallones. Continuó formando parte de las tropas sitiadoras y cuando el 28 de julio de 1851, a raíz del pronunciamiento de Urquiza contra Rosas se retiraron la mayor parte de las tropas argentinas que se encontraban en el ejército sitiador, el coronel Lasala fue designado por Oribe para comandar este último, compuesto desde entonces solamente por los batallones “Libertad Oriental”, “Maza”, “Voluntarios de Oribe”, “Guardia Nacional de Infantería”; dos batallones de la División del general Antonio Díaz, un piquete de caballería y 3 piezas de artillería ligera, aparte de la de sitio. Tal designación se hizo conocer por Orden General, de la fecha precitada. El 8 de octubre del mismo año Oribe capitulaba ante el ejército del general Urquiza.

En 1853 tuvo a su cargo la modificación de las “Ordenanzas Militares”. El 2 de enero de 1858 fue miembro de la Junta de Guerra reunida para acordar el plan de defensa de Montevideo. El día 20 del mismo mes, fue Jefe de Estado Mayor del ejército en campaña contra los revolucionarios encabezados por el general César Díaz, asistiendo en tal carácter el coronel Lasala a la batalla y rendición de los rebeldes en el Paso de Quinteros, sobre el río Negro, el 28 de enero de igual año. El general Medina elogió y recomendó la conducta del coronel Lasala en aquellas operaciones.

El 3 de noviembre de 1858 fue nombrado Jefe Interventor de las Revistas de Comisario. Aparte de las comisiones precitadas, Lasala desempeñó la de parlamentario de las fuerzas sitiadoras de Montevideo, el 4 de octubre de 1828, para comunicar a los defensores de la plaza, la suspensión de las hostilidades por el canje de la Convención de Paz firmada en Río de Janeiro el 28 de agosto. Juan Manuel de Rosas le decretó 3 medallas de oro por su participación en la campaña contra los “Ejércitos Libertadores”. En 1825 pasó 3 veces a la capital argentina con comunicaciones del general Lavalleja. (www.revisionistas.com.ar)


El coronel Lasala contrajo matrimonio en Montevideo, en julio de 1830 con María Inés Furriol González Luna, - hna de María de los Ángeles Furriol González Luna, casada con el Brigadier Eugenio Garzón Avellaneda. Falleció en Montevideo el 7 de marzo de 1859.

Del matrimonio de Francisco y María Inés nace la generación Lasala Furriol a la que pertenecieron

Ángela Lasala Furriol, casada con Adolfo Areta Arrúe -hijo de Juan Manuel Areta Landuaceres - Descendiente por línea materna de Juan Antonio Artigas Ordovás y Ignacia Xaviera Carrasco Melo-Coutinho.- y Celestina Arrúe Castilla- hija de José Antonio Arrúe de Ipenza y Bernarda Castilla. Adolfo fue hno. de: Juan Manuel Areta Arrúe casado con Concepción Platero Illa; Laura Areta Arrúe, mujer de su primo Juan Bernardino Arrúe Laguna -(padres de Alberto Arrúe Areta, quien contrajo matrimonio con Hortensia Virginia Gowland Lasala, distinguida dama, nieta del mencinado Coronel Blanco, Francisco Lasala y Oribe); Clementina Areta Arrúe, señora de José Pareja Barredo -padres de Ema Clementina Pareja Areta, mujer de Charles John Shaw Wells -ascendientes de las familias, Shaw de Estrada, Soubié Shaw, Miguens Soubié, Bourdieu Shaw, Shaw Howard, Shaw Pacheco y Shaw Soneira, entre otras.- ; Celia Areta Arrúe, señora de Carlos Justino Arrúe Barroso Ocampo,- ascendentes de una segunda rama de Arrúe-Areta, a la que perteneció entre otros José Faustino Arrúe Areta y Francisco Joaquín Justino Arrúe Areta, este último marido de María Felisa de la Concepción Escalante –Ascendente de los Arrúe Escalante, Castro Arrúe y Arrúe Cosio Espalter- y por último Celestina Areta Arrúe casada con Carlos José Blas Lacalle -(bisabuelos del Presidente, Luis Alberto Lacalle de Herrera, cuando le escuchamos decir la frase "Uno es criollo viejo.." la fundamenta el hecho de ser el único Presidente uruguayo emparentado consanguíneamente con el héroe nacional por su ascendencia Areta Arrúe, derivada de la antigua y poderosa casa de los Carrasco Melo-Coutinho).

Ángela Lasala Furriol y Adolfo Areta Arrúe fueron ascendentes entre otros de Elena Areta, casada con Juan María Mailhos Paullier, naciendo de esta unión Beatriz Mailhos Areta de Raquet, madre de Donna, casada con Martín Pérez del Castillo -padres de Martín Pérez del Castillo Raquet, casado con Ana Clara Invernizzi, Virginia Pérez del Castillo Raquet, mujer de Facundo Ruvira, Gabriela Pérez del Castillo Raquet casada con Daniel De Castro, Adriana Pérez del Castillo Raquet, mujer de Nicolás Stapff, Magdalena Pérez del Castillo Raquet, unida en matrimonio a Santiago Scasso, Matías Pérez del Castillo Raquet casado con Magdalena Crosa, Nicolás Pérez del Castillo Raquet, marido de Agustina Barreto y Valentina Pérez del Castillo Raquet, casada con Gerardo Lapetina)

Frankie Raquet Mailhos, quien tomó la mano en matrimonio de Susana Souto, siendo padres de Francis Raquet Souto, casado con Stephanie Delay; Andrew Raquet Souto, marido de Agustina Pérez Comenale, Federico Raquet Souto, Susana Raquet Souto, Juan Miguel Raquet Souto, Carolina Raquet Souto y María Alejandra Raquet Souto.

Carol Raquet Mailhos, casada con Luis Brown McCullom -padres de Patrick, Christopher, Victoria y Stephanie Brown Raquet, casada con Alfredo Navarro.

Patricia Raquet Mailhos, quien casó con José Ignacio Villar Terradas -Ministro de Industria, Energía y Minería en el período 2003-2005).


Rafael Lasala Furriol, casado con su prima 2da. Josefa Oribe " Maturana"-, hija de Francisco ORIBE y VIANA y Dolores Maturana. Al fallecer Rafael, Josefa contrae segundas nupcias con Agustín de Urtubey y Estrada -, hno de Ignacio de Urtubey y Estrada, marido de María Ignacia Elena Magdalena Gowland de Acevedo y Justiniano de Urtubey y Estrada, marido de Clara Villegas García de Zúñiga.

Uno de las hijas del segundo matrimonio de Josefa Oribe con Agustín de Urtubey, fue María de Urtubey Oribe, unida en matrimonio a su primo Francisco de Viana y Oribe- hijo de Javier de Viana Ximénez y Dolores Oribe "Maturana" -, quienes fueron padres de Olga de Viana Urtubey, señora de Guillermo García Gil - bisnieto de Juan Gualberto García Susviela y Juana María ARRÚE Castilla, entroncado el Clan ARRÚE y sus descendientes una y otra vez con las familias Oribe, Viana, Gowland, Lasala y Alzaga entre otras en una especie de capricho genealógico.

Carolina Lasala Furriol, esposa de Ignacio de Soria y Viana - padres de Ignacio Soria Lasala, casado con su prima hermana María Luisa Gowland Lasala y de Joaquín Soria Lasala marido de su otra prima Josefina Gowland Lasala.

María Inés Lasala Furriol, casada con Eduardo de Lavalle y Oyuela - hijo de Juan José Lavalle González Bordallo - éste último hno. de Mercedes Lavalle González-Bordallo, mujer de Ezequiel Real de Azúa Cires- ascendentes de los Real de Azúa ARRÚE.) ; y Manuela de la Oyuela - hno. de María Carmen de Lavalle y Oyuela, casada con Ezequiel Ramos-Mejía Segurola y de Elena Laurentina de Lavalle y Oyuela, quien dio su mano en matrimonio a Manuel Sáenz de Zumarán Heredia.

Martín Lasala Furriol, esposo de Consuelo Álvarez Susviela –hija de Miguel Álvarez Obes y Carmen Susviela Santelices, -prima en 2do grado de Juan Gualberto García Susviela, marido de Juana María Arrúe Castilla).

Nacieron de esta unión la estirpe de los Lasala Álvarez a la que
pertenecieron:

Francisco Lasala Álvarez, quien tomo la mano en matrimonio de Esther Bofill Pons - padres de
Francisco Lasala Bofill, casado con Delia Ortiz-Basualdo Castro-Quirno, Hija de éstos fue Magdalena Lasala Ortiz-Basualdo, mujer de Juan Carlos Aberg Cobo Duggan.

Mercedes Lasala Bofill, casada con Ricardo Braun Menéndez-Behety -
Ascendentes de: los Braun Lasala y de éstos las familias Braun Blaquier -
tres ramas- ; Braun Travers; Frers Braun; Frers Anchorena, Amadeo Frers y
los Campos Alvear Braun, entre otros.

Miguel Lasala Álvarez formo junto a Violeta Supervielle y de esta unión nace Odile Lasala Supervielle, casada con Carlos García Arocena.- padres de Mónica García-Arocena Lasala, mujer de Armando Braun Estrugamou, sus hijos fueron Agustín Braun García-Arocena, marido de Elvira Martínez de Hoz Bullrich y Armando Carlos Braun García-Arocena, marido de Inés Arteta Seré, entre otros.

Carlos Eduardo García-Arocena Lasala, casado con Rita Isabel Strauch Bofill
Los García Arocena Strauch -ascendentes de los García-Arocena
Fernández, Van Aken García-Arocena y Frederick García-Arocena.

Y Julia Elena García-Arocena que se unió en matrimonio con Guillermo Stewart Vargas, siendo hijos de estos - Ricardo Stewart Garcia-Arocena, quien contrajo nupcias con María Delia Arrosa y Jaime Stewart García-Arocena, marido de Joyce Davies Butler.

María Eusebia Lasala Furriol, quien se unió en matrimonio con Juan Francisco Gowland de Acevedo - hijo de Juan Francisco Gowland Philips Mallet y Fortunata de Acevedo Pérez de Arana - hna. de Mariano Calixto de Acevedo Pérez de Arana, marido de Felicia Quincoces Aldecoa-).

Juan Francisco y María Eusebia fueron padres entre otros de Francisco Gowland Lasala; Clara Gowland Lasala, mujer de Luis Cardoso, ascendentes de la familia Cardoso en Montevideo; Carlos Gowland Lasala; María Luisa Gowland Lasala, casada con su primo hermano, Ignacio Soria Lasala y Josefina Gowland Lasala, con Joaquín Soria Lasala,- hermano del anterior hijos de los arriba mencionados Carolina Lasala Furriol e Ignacio de Soria y Viana ,-nietos del distinguido Brigadier General y Margarita de Viana y Achucarro); y Hortensia Virginia Gowland Lasala, casada con Alberto Arrúe Areta.- (nieto de Juan Bernardino Arrúe Castilla-, Coronel y Jefe político en Durazno y bisnieto del Prócer de la Independencia y Ministro de Guerra y Marina, Julián Laguna Delgado-Melilla).

De la unión de Alberto y Hortensia, nace en ambas márgenes del Río de la Plata el linaje de los ARRÚE GOWLAND, al que pertenecen entre otros Alberto, Juan Francisco y Clarita Arrúe Gowland. La unión de ambos apellidos sus descendientes la han perpetuado hasta el día de hoy.


María Josefa de las Mercedes Lasala Fernández Larrazábal, nace en noviembre de 1773, el 13 de abril de 1782 contrajo matrimonio con pariente Miguel Fermín Mariano de Riglos San Martín, hijo de Marcos José Francisco Javier Riglos Alvarado y Francisca Javiera de San Martín Avellaneda, natural de Buenos Aires, capitán de Dragones del Fijo, el regimiento veterano de la ciudad y Caballero de Santiago. El 22 de julio de 1798 su esposo, que se desempeñaba como sargento mayor de la plaza de Buenos Aires, fue nombrado teniente general y gobernador del Gobierno Político y Militar de Chiquitos, muriendo el 16 de mayo de 1808 mientras se encontraba de paso en Buenos Aires, aún ejerciendo ese cargo.

Tras enviudar, Mercedes Lasala regresó a Buenos Aires donde al igual que su familia adhirió decididamente a la Revolución de Mayo de 1810. Junto con su hermana Eusebia Lasala

Iniciada la suscripción para la también llamada "expedición de Unión de las Provincias interiores" Mercedes Lasala contribuyó con tres onzas de oro a cubrir los gastos de la expedición.
Con esos donativos y los que se hicieron en varias provincias, un mes después la Junta pasaba revista en Monte Castro a más de mil hombres.
El 11 de noviembre de 1825 compró la casa de José de San Martín, sobre la Plaza Mayor y a pocos metros del Cabildo de Buenos Aires, que se convirtió en uno de los centros de las tertulias de la ciudad, conocida como los Altos o el Balcón de Riglos
Fue socia fundadora y primera presidenta de la Sociedad de Beneficencia organizada por Bernardino Rivadavia, ministro del gobernador Martín Rodríguez, tras disolver la Hermandad de la Santa Caridad. Su ejercicio del cargo se extendió entre el 10 de febrero de 1823 y el 15 de enero de 1827, continuando como socia de la institución hasta su muerte. Estaba integrada entre otras por Juana del Pino de Rivadavia, hija del ex Virrey y esposa del Ministro, María Rosario Azcuénaga, Casilda Igarzábal, Bernardina Chavarría de Viamonte, esposa del General y Mariquita Sánchez, la Sociedad se hizo cargo de todas las instituciones de bien público destinadas a mujeres y niños, que hasta ese entonces habían regenteado las Órdenes y Hermandades, incluida la Casa de Expósitos.

Enfermó gravemente y fue atendida por los médicos Francisco de Paula Rivero y el inglés Santiago Leppe pero falleció el 1 de enero de 1837 en su ciudad natal.

Entre otros, hijos de su matrimonio con Riglos fueron:



Miguel José Sabelio Riglos Lasala, marido de Dolores Villanueva López-Camelo, - padres de:

Marcos Dionisio Javier Riglos Villanueva, casado con María Nieves Oromi Escalada y éstos padres de Marcos José Andrés Riglos Oromi, quien casó con María Isabel Alzaga Piñeyro – (ascendente de los Riglos Alzaga, Riglos Pacheco, Blaquier Riglos, Leloir Blaquier.

Dolores Nieves Riglos Oromi, marido de José María Achaval

María Nieves Riglos Oromi, entregó su mano a Raúl Juan Cruz Videla-Dorna Muñoz Cabrera
Esteban María Riglos Oromi, marido de Angélica Magdalena Elia Ocampo.

Mercedes Francisca Riglos Villanueva, quien se unió en matrimonio a Tomás Severino Anchorena García de Zúñiga.

Padres de Tomás Esteban Anchorena Riglos, quien contrajo matrimonio con Clara Josefina Cobo Ocampo.

Joaquín Samuel del Corazón de Jesús Anchorena Riglos, marido de Sara Justa Madero de Arteaga - Hermana de: Guillermo Victor Madero de Arteaga, quien casó con Magdalena GARCÍA-CALVO, otra descendiente del Clan Arrúe, bisnieta de Juana María Arrúe Castilla de García Susviela- Joaquín y Sara fueron padres de: Tomás Joaquín de Anchorena Madero, marido de Dolores Isabel Pacheco Santamarina; Sara Josefina de Anchorena Madero, mujer de Alejandro H. Leloir Martínez de Hoz; y de Esteban Joaquín de Anchorena Madero, quien casó con María Luisa Martínez de Hoz Lacroze - hija de Federico Lorenzo Martínez de Hoz Stegmann y María Luisa Lacroze Gowland.



Indalecia Agustina Juan Martina Lasala Fernández Larrazábal, desposada por Ramón Miguel de Oromí Martiller.

Padres entre otros de: Juan Rafael Oromí Lasala quien casó con Dominga Saavedra Otárola – siendo padres de: Manuel María Oromí Saavedra, quien tomó la mano en matrimonio de Narcisa Amalia Stegmann Pérez-Millán; Emilio Oromí Saavedra, marido de Dolores Escalada Oromí y Corina Oromí Saavedra, quien se unió en matrimonio a Justo Tomás Villegas Cascallares – hno de: Petrona Villegas Cascallares, mujer de Fernando Cruz Cordero Arrúe- hijo de María de los Ángeles Arrúe Castilla y Fernando María Cordero de Mendoza.

José Guillermo Ramón Oromi Lasala, casado con María Nieves Escalada de la Quintana- padres de la generación Lasala Escalada

Juana Agustina Oromi Escalada, desposada por Juan Vicente Lázaro Blaquier Sagastizábal – padres de Juan José Blaquier Oromi, casado en primeras nupcias con Amalia Valentina Anchorena Castellanos, - patrocinadora de la construcción de la Basílica del Santísimo Sacramento, hna del mítico Aaron de Anchorena, y de Josefina Anchorena Castellanos, esposa del escritor Enrique “Rodríguez” Larreta Maza.

Al enviudar de Amalia contrae 2das nupcias con Mercedes Melchora Elizalde Leal – padres de Juan José Blaquier Elizalde, quien desposó a la bella Magdalena “Malena” Nelson Hunter-

Los hermanos Blaquier Hunter, se llamaron


Eduardo, que se unió en matrimonio con la modelo y corredora de autos Delfina Frers. Segundas nupcias con Lucía de Anchorena. De su primer matrimonio nacieron Delfina, mujer del polista Nacho Figueras, Eduardo y Elina Blaquier Frers

Agustina, se casó con Martín Braun Lasala, hijo del historiador Ricardo Braun Menéndez y Mercedes Lasala Bofill. – descendientes de Martín Lasala Furriol y Consuelo Álvarez Susviela, del Clan Obes- (prima de Juan Gualberto García Susviela, casado con Juanita María Arrúe Castilla).

Juntos tuvieron a Magdalena, Agustina, viuda del dirigente justicialista Julio Mera Figueroa y Martin Braun Blaquier, marido de la uruguaya Mariela Beceiro.


Marina, por su parte, se casó con Raúl Peralta Ramos Alzaga Unzué y tuvo a Marina e Inés Peralta Ramos. Luego casó con Ignacio Zuberbühler, con quien tuvo una hija.


Juan José, por otro lado, se casó con Belén Carreras Saavedra Martínez Zuviría.
.

Malenita se casó en 1eras nupcias con Juan Reynal Hughson – padres de Malenita y Ginette Reynal. Luego casó con Hernán Agote Lanusse, con quien tuvo tres hijos más, uno de ellos el polista Martín Agote Blaquier

Dolores, se casó con el piloto de autos Andrea Vianini y tuvieron cuatro hijos: Paolo, Giuseppe, Astrid y Andrea Vianini Blaquier. Luego se casó con el empresario brasileño Lair Cochrane y tuvieron a Concepción Cochrane Blaquier

Por otro lado, Mercedes se casó con Alberto Hoeffner Castro Cranwell, segundas nupcias con Teófilo Bordeu.

María Teresa, se casó con Adolfo Zuberbühler Moreno-Hueyo en primeras nupcias y en segundas con su ex cuñado Francisco Braun Lasala.

Julia Elena Blaquier Hunter se casó en primeras nupcias con Francisco Braun Lasala, hermano del mencionado Martin, esposo de Agustina. Segundas con un primo de su ex marido, Fernando Braun Campos.



Isidora Josefa Nepomucena Lasala Fernández Larrazábal

Gerónimo Pedro José Manuel Lasala Fernández Larrazábal

Cándido Francisco José de Lasala Fernández Larrazábal

Nació en Buenos Aires en 1770. Cursó sus estudios primarios y secundarios en España, ingresando al ejército del Rey. Más tarde se inclinó por la navegación, e ingresó a la Real Armada. Regresó en la fragata San Pío al Río de la Plata, donde ésta prestaba servicios en el puerto de Montevideo, en 1790.
Ascendido a teniente de navío, participó en varias de las exploraciones que el gobierno del virreinato organizó por la costa patagónica, a órdenes del capitán Juan Gutiérrez de la Concha y de Alejandro Malaspina. Exploró la Isla de los Estados en detalle, y prestó servicios por dos años en las islas Malvinas. Entre 1793 y 1803 residió en Europa, participando en las guerras contra Francia y Gran Bretaña.
Posteriormente volvió a prestar servicios en Montevideo. Allí estaba cuando se produjo la primera de las Invasiones Inglesas, y colaboró en la formación del ejército reconquistador de Santiago de Liniers. En gran parte, se debió a Lasala el éxito en cruzar el río de la Plata esquivando de noche a la flota británica.
Participó en la Reconquista, y su valor demostrado en combate le valió la estimación general y menciones en partes oficiales. Pasó los meses siguientes organizando el Real Cuerpo de Marina, a órdenes del coronel Gutiérrez de la Concha, del cual era el segundo jefe.
Al producirse la segunda invasión inglesa en julio de 1807, Lasala comandó una compañía de la Real Marina Española y otras de Pardos, Morenos y Patricios, que debían defender la Plaza de Toros del Retiro,1 actual Plaza San Martín. Dirigió la artillería local en el Retiro con eficiencia y coraje, alentando a los jóvenes reclutas. Su posición fue sometida a un intenso fuego por parte de las famosas Casacas Rojas ("Redcoats") de los ingleses, donde el 5 de julio cayó gravemente herido y falleció a consecuencia de sus heridas.
Fue una de las muertes más lamentadas de las invasiones inglesas, porque se trataba de un verdadero héroe popular, y que había muerto como tal. Un monolito, enfrente de la Plaza San Martín a la salida del subte, puesto por la infantería de marina argentina recuerda al primer caído de ese cuerpo militar.


Eusebia Lasala Fernández Larrazábal- nació el 16 de diciembre de 1774. Al igual que su familia adhirió decididamente a la Revolución de Mayo de 1810. Junto a su hermana Mercedes Lasala Fernández Larrazábal de Riglos y las señoras de Peña, Irigoyen, Castelli, Agrelo, etc. se contaba entre las más decididas patriotas. Fueron ellas quienes en la mañana del 18 de mayo de 1810 se presentaron (posiblemente en casa de Juan José Viamonte) para convencer a Cornelio Saavedra de que había llegado el momento de la revolución.
Una de las decisiones adoptadas por el cabildo abierto del 25 de mayo de 1810 ordenaba a la Junta Gubernativa disponer el envío de una expedición a las provincias del interior con el objeto formal de asegurar la libertad en la elección de diputados que las representarían en el gobierno. Más allá de esa justificación por otra parte razonable, era preciso evitar con rapidez la formación y consolidación de núcleos contrarrevolucionarios y demostrar a los partidarios en el interior del movimiento emancipador que serían sostenidos con decisión y preservados en sus vidas y hacienda por el nuevo gobierno.

El primer objetivo de la Expedición Auxiliadora sería la provincia de Córdoba, donde se organizaba la resistencia alrededor del héroe de la reconquista Santiago de Liniers.
El Cabildo del 25 de mayo había asignado recursos para organizar el nuevo ejército: los sueldos del Virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros y de otros altos empleados de su administración. No obstante sea por resultar insuficientes o como medio para movilizar y comprometer a los vecinos con la causa se inició una suscripción pública.
El 7 de junio la Gaceta de Buenos Aires publicó una resolución en los siguientes términos: "No pudiendo mirarse con indiferencia los loables fines propuestos en la expedición que pidió e pueblo para las provincias interiores, y siendo un deber de la Junta llenar este encargo a que se le sujetó en las actas de su inauguración, avisa a los buenos patriotas que pueden concurrir al señor Vocal don Miguel de Azcuénaga, quien recibirá los ofrecimientos que voluntariamente se hagan, con reserva de reglar la Junta los destinos, con concepto a la calidad de los sujetos y nombrar la parte de fuerza efectiva y jefes que deben presidir la expedición".
Iniciada la suscripción para la también llamada "expedición de Unión de las Provincias interiores" Eusebia Lasala contribuyó con una onza de oro a cubrir los gastos de la expedición.
En la sociedad porteña de la época era muy apreciada por su bondad. Los hermanos Robertson afirmaban que "Doña Eusebia de Lasala, quizá la mujer de espíritu más atrayente y más bondadosa y franca de cuantas conocí en Buenos Aires. Aunque ya de cierta edad, resultaba la más solicitada en la tertulia y la preferida de nuestros oficiales de marina por la bondad con que les corregía sus faltas de español y sus tropiezos en la danza".

Murió el 10 de julio de 1854 en su ciudad natal.




Recopilación y armado de archivos familiares y fuentes varias: Diego Castro Arrúe

2 comentarios:

  1. Muy interesante e ilustrativo este blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por encontrarlo interesante, es un trabajo en conjunto que hacemos día a día con el aporte de mucha gente. Saludos cordiales

      Eliminar